Una mala salud dental, un problema que afecta al cuerpo entero

A veces no le concedemos a cosas que son realmente importantes el valor que se merecen. A causa de esto, desarrollamos problemas que, con el tiempo, se van convirtiendo en algo que es cada vez más grande y más difícil de combatir. Este tipo de situaciones son cada vez más habituales en nuestra sociedad y es necesario que todas y cada una de las personas que estamos leyendo estas líneas tomemos conciencia de ello. Sobre todo porque lo que está en juego es nada más y nada menos que nuestra salud.

Todo lo que os hemos transmitido en el primer párrafo viene a colación de la cantidad de problemas de índole dental que tenemos en España y que van ganando peso con el paso de los años. No le concedemos demasiada importancia al cuidado de nuestros dientes y esto es un error garrafal, principalmente por una cuestión: los problemas dentales terminan afectando a todo nuestro cuerpo. Y es que un dolor de muelas, por ejemplo, termina provocando dolores horribles de cabeza. Y eso sin ser el peor de los casos.

Un dolor de dientes nos fastidia todo: evidentemente, con él, comer va a dejar de ser un placer para pasar a convertirse en un infierno. Y para qué vamos a hablar de lo que implica dormir con un dolor así. Por otra parte, de irnos a correr y de hacer deporte en general podemos ir olvidándonos. Y en el trabajo las horas con una dolencia de este estilo van a ser interminables. Y encima seguro que nos llevamos algún tirón de orejas, porque de lo de ser eficiente nos podemos ir olvidando si parecemos males en nuestros dientes.

Como veis, no es esta la mejor situación no la mejor etapa de la vida de una persona. Pero sí que es cierto que podemos sacar algo en claro de todo lo que os hemos contado hasta ahora, y es que el cuidado de nuestros dientes no solo es imprescindible para garantizar una salud bucal perfecta, sino que además es fundamental para garantizar nuestra salud y nuestra calidad de vida, en general. Ni que decir tiene que esto es una condición sine qua non para ser felices, algo que no es tan complicado pero que a tanta gente le cuesta conseguir.

Son muchos loa dentistas que están más preocupados que nunca por la salud dental de los españoles. Muchas de las personas que estáis leyendo estas líneas os preguntaréis por qué. Y varios de los profesionales de una entidad como Cooldent, especialista en este sector, nos han dado la respuesta. Resulta que los estudios de varios profesionales de la odontología que han sido publicados recientemente han dejado claro que un pobre cuidado de nuestros dientes conlleva una serie de problemas en el resto del cuerpo y no solo tienen que ver con nuestra boca.

En España tenemos que cuidar más de nuestros dientes

Son muchos los datos y las cifras que sirven para argumentar que, en España, cuidamos de un modo bastante mejorable de nuestros dientes. Un artículo publicado en el diario 20 Minutos en el año 2013 dejaba claro que prácticamente la mitad de los españoles no nos cepillábamos los dientes después de cada comida, algo que realmente resulta impactante y que explica por qué somos uno de los peores países de Europa en lo que al cuidado de la boca y de los dientes se refiere.

Pero los datos pueden ser todavía más preocupantes. Y es que, según una noticia que fue publicada en el portal web Infosalus, el 20% de la población española se lava los dientes tan solo una vez al día, siendo en total 27 millones de personas las que tienen algún problema con sus dientes en el interior de nuestras fronteras. Las cifras hablan claro y son bastante contundentes: hay que hacer algo con el cuidado de nuestros dientes o nuestra vida puede ir empeorando con el paso de los años.

Por suerte, cada vez más personas parecen estar preocupadas con los datos que hemos comentado en este artículo y que van saliendo en televisión. Y es que hay que tener cuidado. Una mala salud dental tiene una influencia muy grande en nuestras vidas y necesitamos cuidar de ella para garantizar nuestra felicidad. De lo contrario, nos va a resultar muy complicado alcanzarla. O totalmente imposible. Muchas personas pueden hablar en primera persona de ello.