Cómo pintar tu casa según el feng shui

Cómo pintar tu casa según el feng shui

A la hora de decorar nuestra casa siempre nos fijamos en los elementos de decoración, la colocación de los muebles y por supuesto, los colores que le daremos a cada espacio de nuestra creación. Sin embargo, no siempre reparamos en que los colores tienen una importancia más a allá de lo meramente estético.

Por ejemplo, es justo el Feng Shui quién presta suma importancia en la elección de los colores, recordándonos que estos causan ciertos efectos sobre cómo nos sentimos dentro de nuestra casa y que, a su vez, también los podemos usar para tratar de atraer la energía positiva a todas las estancias de nuestro hogar o determinar cierto estado de ánimo cuando se está en las diferentes estancias.

Los diferentes colores según el Feng Shui

Como dijimos anteriormente, según el Feng Shui, dependiendo del color que elijas, estarás atrayendo una energía u otra a tu casa.

Así, en el arte del feng shui ciertos colores se asocian a los 5 elementos, por ejemplo, un color rojo nos hablaría del elemento fuego, de la estación veraniega, de un órgano interno como el corazón y también de ciertas asociaciones como la diversión, el estrés, lo festivo, etc.

Además, tanto la calidad de los tonos como la cantidad de espacio que se usa para un color puede determinar si el elemento está o no equilibrado. Por ejemplo, unos detalles de fuego en un espacio fomentan la actividad y la alegría, un exceso puede atraer un extremo de dinamismo que conlleve finalmente a estrés o impaciencia.

Por eso se debe evaluar muy bien cómo se usan los 5 elementos y sus combinaciones, de forma que acertemos con los matices y los efectos que estábamos buscando.

Colores del Fuego

Son los colores perfectos si estás en una época en la que necesitas más alegría, necesitas transformar tu vida y verlo todo con más claridad. Entre ellos están el amarillo, el naranja, el rojo, el rosa y el violeta; los cuales se recomiendan utilizar en las habitaciones de nuestra casa que den al sur:

  • El amarillo es el color perfecto para atraer la alegría y la felicidad, y es el más adecuado tanto para las paredes de una cocina como para el dormitorio de los niños.
  • El color naranja podemos emplearlo, según el Feng Shui, para pintar alguna de las paredes de la sala de estar.
  • El rojo, según el Feng Shui, aporta vitalidad, energía y reduce la fatiga y la sensación de soledad a nivel psicológico. Por otro lado, a nivel físico, parece ser beneficioso si te duelen las piernas, ya que este color activa la circulación. Además, impulsa a la acción, con lo que ayuda a tener ganas de realizar actividad física. En resumen, este es un color que estimula el flujo de la energía universal, pero hay que reconocer que ya que es demasiado atrevido para pintar toda nuestra casa, lo más recomendable es escoger una pared y combinarla con otros tonos.
  • El rosa ejerce un potente efecto relajante y representa ternura, inocencia, ingenuidad y romanticismo. El rosa es un color que, además, nos hace sentirnos más optimistas y nos da un punto de equilibrio porque la mente lo asocia a la dulzura, al amor maternal. Por lo tanto, es muy apropiado para salas en las que queramos estar relajados, así como para dormitorios infantiles. Además, si lo combinas con gris potencias sus beneficios, de ahí que sea un acierto aplicarlo en dormitorios en dicha combinación.
  • El violeta se asocia a la templanza, espiritualidad y la lucidez, por lo que puede ser una buena opción para pintar alguna de las paredes de las habitaciones juveniles.

Colores de la Tierra

Las estancias que funcionan como punto de encuentro de la familia como el salón o el comedor pueden lucir tonos terracotas, beige, amarillo pastel, crema u ocre. Estos se asocian al elemento natural de la Tierra y nos ayudarán, según el Feng Shui, a reforzar las relaciones personales y a adquirir mayor estabilidad. También es bueno utilizarlos cuando necesites más estabilidad, más seguridad y más «abrigo» en tu vida.

  • En Feng Shui, el amarillo es un color que se asocia a la mente y a la comunicación. Despeja la confusión y pone barreras a los pensamientos negativos. Por lo tanto, un espacio amarillo nos ayuda a reforzar nuestra autoestima y a eliminar miedos. Es un color perfecto para habitaciones infantiles.
  • Los colores neutros pero cálidos como los arenas o los beige son ideales para crear ambientes que nos hacen sentir cómodos, distendidos y con ganas de comunicarnos y conversar relajadamente. De ahí que, según el Feng Shui, sea un color perfecto para aplicarlo en espacios como salones.

Colores del Agua

Las habitaciones orientadas hacia el norte deberían lucir colores acordes con la tranquilidad y la frescura, como por ejemplo, tonalidades de azul y negro combinadas con blanco y gris.

Un espacio pintado de azul intenso es un espacio que nos hace sentir seguros, confiados. Y además, tiene otro beneficio sobre nuestro cuerpo… Si estás pensando en perder peso, utilízalo para una pared de la cocina o de un comedor y verás cómo conseguirás reducir tu apetito.

Por su parte, el azul claro, según Feng Shui, simboliza la sabiduría y tiene poder para ralentizar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que calma y favorece el sueño. Además, el azul es una barrera contra la depresión y, por si fuera poco, es un color que calma dolores.

Aplica tonos azules en baños y dormitorios para lograr equilibrio y paz, y guarda el color negro para los objetos decorativos. Esto porque el negro contiene todos los colores de la naturaleza, de ahí que el Feng Shui considere que representa la sabiduría. Pero, además, tiene el poder de transformar las energías negativas que pueda haber en casa o incluso que transmitan ciertas personas.

Colores metal

Si vas a elegir los colores para pintar la casa en función del Feng Shui, de seguro encontrarás que  los colores metales son los más indicados para espacios como las salas de estudio o puestos de trabajo. Y es que estos son ideales para momentos en la vida en los que necesites estar más contigo mismo y apartarte del mundanal ruido.

Entre ellos están el blanco, el gris y los tonos metalizados, los cuales aportan pureza a los espacios, logran crear un ambiente más serio y favorecen la concentración. Además, por su parte, el blanco en combinación con otros tonos también es una buena opción para dormitorios.

Según el Feng Shui el blanco representa el yang, la pureza, la inocencia, la claridad. Pero hay que huir de pintar toda la casa de este color e introducir toques de otros colores para equilibrar esa energía con el yin, y evitar un exceso de frialdad.

Mientras que, el gris representa el conocimiento, la serenidad, la elegancia e incluso la autoridad, lo que te hace sentir en un espacio seguro y protegido.

Colores madera

Los tonos verdes y marrones representan este elemento natural y sirven para fomentar el crecimiento y la seguridad dentro del hogar. Son altamente recomendamos cuando quieras reforzar tu vitalidad y tu salud, y cuando quieras iniciar algún proyecto o algo nuevo para que tus recursos en ese campo aumenten. Además, son estupendos para la mayoría de espacios:

  • Según el Feng Shui, el verde es un color sedante que simboliza la estabilidad, la esperanza y la fecundidad. Nos hace sentirnos tranquilos y funciona contra el insomnio, la fatiga, los dolores de cabeza y los nervios porque disminuye la presión sanguínea y baja el ritmo cardíaco. El verde expresa esperanza y vitalidad, por lo que podemos usarlo para pintar las paredes de los dormitorios de los niños.
  • El marrón se asocia a la estabilidad. Simboliza el pasado, la familia, las raíces y produce sensaciones de confort y seguridad, lo que nos da estabilidad y a la vez nos refuerza. Por otro lado, también funciona para crear espacios relajantes. Sus vertientes pasteles son recomendable para salones y comedores, sobre todo para aquellos que disponen de buena luz natural.

¿Qué colores utilizo en cada zona de mi casa?

Por supuesto, es fácil perderse en esta variedad de colores y significados en nuestro propósito de elegir la mejor combinación para nuestro hogar.

La Casa del Pintor, expertos en pinturas, te recomiendan no ser tan rígido en este aspecto y pensar que debe pintar cada «área» de un color concreto. La carta geomántica en sus distintos enfoques, los colores asociados a las direcciones cardinales y el estudio de los elementos nos da una información variada y a veces contradictoria sobre los colores a utilizar.

Imagina que sigue el método que asigna el color según la teoría de los 5 elementos y su relación con las direcciones cardinales. Tendrías que ubicar el comedor en el parte norte que esta simbolizada por el elemento agua y por consiguiente con los colores azul y negro. Sin embargo, si el comedor no tiene demasiadas ventanas y hay poca luz natural sería un tremendo error seguir las recomendaciones que dictan la asociación anterior ya que acabaría convirtiendo el salón de su hogar en algo frío y sin movimiento.

Todo es cuestión de evaluar cada caso en particular y tomar las enseñanzas del feng shui para adaptarlas a nuestra casa.