Claves de una agencia inmobiliaria de confianza

Claves de una agencia inmobiliaria de confianza

El sector inmobiliario es uno de los más importantes de nuestro país. En el influyen multitud de factores, desde la experiencia, al trato personal o la profesionalidad. Una buena inmobiliaria profesional se beneficiará de la fama que da el boca a boca y de las buenas opiniones en la red de redes.

Vamos a saber más cosas para poder saber si estamos ante una inmobiliaria de confianza:

La satisfacción del cliente

Cuando una inmobiliaria hace bien su trabajo, lo que significa es que se ha dado lo mejor, quedando contento, tanto que quiere vender como quien quiere comprar.

Mezclar tradición + innovación

En Segohouse, una de las inmobiliarias más señeras de Segovia, creen que la confianza en una inmobiliaria no es algo que se gane fácilmente. La experiencia es la mejor clave y el cumplir con todo lo prometido siempre es algo acertado para ganarse la confianza de los usuarios.

Esto no es óbice para que las nuevas agencias inmobiliarias no vayan a ser de confianza, pero está claro que tener experiencia es un plus. Además una buena agencia, debe siempre apostar por la innovación.

Agiliza los procesos

En el sector algunos aspectos de los procesos siempre se pueden mejorar. El estrés y las prisas suelen ser enemigos y muchas veces se cae en errores, pues los comerciales suelen querer enseñar muchos pisos para que se vendan pronto y esto puede hacer que el posible comprador acabe harto o sobrepasado por tanta oferta.

Cubrir todas las necesidades posibles

Los clientes satisfechos son los que han encontrado en la agencia inmobiliaria la respuesta a lo que precisaba. Esto hace que las inmobiliarias tengan que tener todo en cuenta. En este aspecto la tecnología puede ser de gran ayuda. Contar con un CRM de gran eficacia, una ficha de la vivienda que se haya diseñado bien y sea atractiva, con la totalidad de la información principal clara, es importante.

De igual forma, también pueden ser muy útiles los tours virtuales, puesto que facilitan la cobertura de las necesidades de manera rápida y eficaz.

Los clientes satisfechos al final pueden ser hasta embajadores de la inmobiliaria

Uno de los problemas que debe afrontar una inmobiliaria es que, al revés de lo que ocurren en otros sectores donde el cliente que está satisfecho va a volver las veces que sea necesario, en especial en el terreno de la compra de propiedades, aquí el cliente lo más fácil es que no lo sea, no se compra todos los días una vivienda.

Esto significa que quienes adquieren o venden una propiedad, es posible que lo haga solo esa vez en la vida, por lo que aunque quede realmente satisfecho, raramente volverá a repetir la experiencia con la misma agencia.

En este sentido, una buena inmobiliaria en este sentido, lo que no debe dudar es a la hora de hablar con los clientes y decirles que no duden en recomendarles a familiares o amigos que precisen o puedan precisar de sus servicios si necesitan adquirir un piso. De igual manera también es de gran utilidad si dejan una reseña positiva en Google Maps, foros de opinión en la red.

De todas formas, este es un recurso extra que pueda ayudar para que el trabajo duro por parte de la inmobiliaria se vea recompensado, aunque está claro que si una inmobiliaria es buena y trabaja bien, la recompensa llega antes o después.

Durante muchos años, en especial los de la crisis las inmobiliarias que se cerraron fueron muchas, algo lamentable, pero también era cierto que no podía haber tanto número al no haber oferta. El efecto de todo esto es que se produjo un “efecto filtro”, donde los que aguantaron fueron los que se quedaron y lucharon por ir incorporando todas las novedades.

Esto lo que ocasionó fue que el sector se animara a incorporar todo tipo de novedades que respondiesen a las necesidades de los clientes o futuros clientes, por lo que ahora, se puede ver que cualquier inmobiliaria que funcione suele estar presente en todos los canales, incluido en la red de redes, que no deja de ser un inmejorable escaparate por la venta de pisos, aunque al final siempre se tenga que hacer la visita o visitas presenciales.

Así que ya sabéis, si estáis buscando agencia inmobiliaria, lo mejor que lleve años en el mercado y que tenga buena fama, todo ello regado por una buena atención al cliente, algo siempre necesario y que debe cuidarse. Con todo ello, seguro que la elección será de lo más acertada.