Unos muebles bonitos y cómodos para la habitación de tu hijo/a

Unos muebles bonitos y cómodos para la habitación de tu hijo/a

Aleyna y yo vamos a ser padres por primera vez dentro de unos meses. La verdad es que no nos esperábamos a que la criatura viniera tan rápidamente. Pues fue planteárnoslo y al mes siguiente mi querida esposa me anunciaba que estaba embarazada. ¡Lloré de alegría y emoción! Me gustaría que fuese niña para que se le pareciese a Aleyna. Mi mujer es hawaiana, buenísima persona y extraordinariamente bella. La conocí durante unas vacaciones veraniegas. Ella era una de las chicas de la recepción del hotel en el que mis amigos y yo nos hospedamos. Lo nuestro fue un flechazo a primera vista, ¡no quería perderla!, por ello le propuse que se viniera a vivir conmigo a la península. Ella me pidió un tiempo para pensárselo y finalmente aceptó. Y mira que todo el mundo me decía: “Pablo… ¡por favor! ¡Si te lleva más de diez años y no la conoces de nada! ¡A ver si va a haber “gato en saco”! ¡Vuestra historia no durará!”, etcétera. De esto hace más de siete años y a día de hoy seguimos amándonos como el primer día… Lo de tener un hijo era de hecho la prolongación lógica de nuestro amor… Ya hemos empezado a mirar muebles para la habitación del bebé. Al igual que para el salón, comedor y dormitorio que ya compramos en la tienda online Dismobel, lo haremos para los mueblecitos de nuestro retoñito. ¡Nos encantan sus muebles y toda la decoración que ofrecen! Siempre están a la vanguardia de las tendencias.

¿Rosa? ¿Azul? ¿Cuestión de género?

En realidad, lo que más nos importa es que el embarazo siga viento en popa y que el parto se desarrolle de la mejor manera posible y que el bebé nazca en perfecta salud. Luego que sea niña o niño… Bueno, ya os lo he dicho más arriba, no obstante lo fundamental para mí es que tanto la madre como el bebé se porten bien. Para la decoración de la habitación no optaremos por los clásicos colores azul o rosa según el género de la criatura. ¡Lo veo como una especie de sectarismo y condicionamiento intolerables en el siglo XXI! Por ejemplo, a mí me encanta el color rosa y de hecho tengo varios suéteres y camisas de ese color. No sé… me alegra el rostro, me da un aire desenfadado que creo me pega bastante bien. Sin embargo a Aleyna le encantan los colores oscuros: el negro, el azul marino… En fin, todo ello para deciros que creo que mezclaremos distintos colores para los muebles de la habitación de nuestro bebé o quizás los elijamos blancos. Ya veremos, todo ello hemos empezado a mirarlos hace poco…

Mis amigos que ya tienen familia me dicen que tener un hijo por primera vez es como una especie de tsunami. En cuanto te dan la noticia del embarazo y al instante de apuntar su naricilla la criatura, ¡tu vida cambia por completo y nunca más será lo que fue! Pasas de ser “pareja” a ser “familia”, no es para nada una transición fácil como algunos te lo pintan, pues hay que tener en cuenta que ello va a modificar las condiciones de nuestra vida tanto a nivel general como particular. Ello va a implicar sacrificios, esfuerzos y mutua colaboración. Lo de tener hijos es un proyecto en común, ¡por mucho que piensen algunos hombres machistas o mujeres acaparadoras! De todo esto ya hemos hablado a menudo Aleyna y yo, y lo tenemos muy claro. Yo no quiero ser un padre “fantasma” ni ella una madre “vampira”. Asimismo queremos seguir siendo pareja y amantes… Por supuesto que no será una tarea sencilla, ¡pero lo intentaremos!

Para acabar con este post, añadiré que si hemos decidido depositar de nuevo nuestra confianza en la tienda online Dismobel para los muebles de nuestro bebé, no sólo es por la calidad, diseño y precios inmejorables que propone, sino también porque el modelo de gestión sostenible que tiene toma en cuenta en todo momento las consecuencias de su actividad en las nuevas generaciones. Por ello, esta tienda apoya a los fabricantes que utilizan la madera procedente de bosques certificados y gestionados de forma sostenible. Para nosotros es importante, ¡adoramos a Madre Naturaleza! De hecho, tenemos pensado ponerle un nombre hawaiano a nuestra criatura, ya que éstos siempre tienen algo que ver con el esplendor de la naturaleza…

Deja una respuesta