Consejos de decoración para crear un hogar acogedor

La decoración del hogar es la combinación de muebles, colores y estilo para expresar un gusto, una idea o la propia personalidad del propietario. La decoración de una casa refleja la personalidad de la persona. 

Cuando se habla de la decoración del hogar hay que tener en cuenta tanto la estética como la funcionalidad. Es una combinación de ambas. Mantener un estilo que te guste, pero que además sea funcional y cumpla con las necesidades. De nada vale que sea bonito si no es práctico. Por ello, a la hora de elegir los elementos de la vivienda sean o no solo decorativos hay que tener en cuenta también su comicidad y la utilidad que se le puede dar. 

A la hora de decorar es necesario tener una planificación. Pensar, en primer lugar, cómo se van a distribuir los espacios y, en segundo lugar, para que se utilizan y qué estilo quieres que tenga. Cada espacio tiene una función, por ejemplo comedor para comer, habitación para dormir, sala de estar para jugar o ver la televisión, etc. 

Otro aspecto que influye en la decoración es la elección de colores. Ello depende de lo que se quiera transmitir. Por ejemplo, los tonos cálidos generan sensación de serenidad, calma, relajación, etc. Mientras que los colores más llamativos producen alegría y transmiten energía. Los colores dicen mucho, pero también el tono de cada uno de ellos. Hay que tener en cuenta que se pueden combinar con otros elementos como accesorios, almohadas, lámparas y otros textiles y componentes del hogar.  

Además, es importante tener en cuenta que las tendencias o la moda no es un imperativo. Hay que seguir el gusto personal, aunque este puede verse influenciado por las nuevas tendencias. Hay que decorar el hogar de acuerdo a los gustos personales para lograr la comodidad y conseguir un lugar acogedor. 

¿Cómo elegir los colores?

Los colores son una experiencia sensorial que permite transmitir sensaciones. Los colores cálidos y suaves transmiten tranquilidad, convierten el hogar en un lugar acogedor. En cambio, los colores fríos 

Para elegir los colores hay que pensar en lo que quieres que transmita tu hogar. Por ejemplo, para crear un ambiente acogedor, lo más adecuado es optar por colores fríos y suaves. Los colores cálidos son más estimulantes, representan alegría y entusiasmo. 

También es importante valorar la función de la habitación. Por ejemplo, si hay que elegir el color del dormitorio, lo más aconsejable es apostar por colores claros, relajantes, que ayudan a dormir y descansar. 

No obstante, estos son los consejos básicos que puedes tener en cuenta acerca de los colores:

  • Elige un color base para cada habitación

¿Qué es el color base? Aunque se puede intuir, es el color que predomina. Por lo que hay que pensar en un color que realmente te guste. Si no tienes ni idea, puedes hacer uso de catálogos para saber la amplia variedad de colores y tonos. 

Una vez que hayas elegido un color base, puedes usar otros colores para crear contraste y profundidad.

  • Usa colores complementarios para crear contraste

Los colores complementarios son aquellos que se encuentran uno frente al otro en la rueda de colores. Es frecuente combinar colores dentro de un mismo espacio por lo que puedes elegir colores complementarios para ganar dinamismo. 

  • Agrega toques de color con accesorios y textiles

Otra opción es dar el toque de color o el contraste de colores mediante los accesorios. Pintar toda la habitación de un mismo color y utilizar los colores complementarios para agregar color a otros elementos. Por ejemplo, cojines, objetos decorativos, lámparas, alfombras o cualquier otro. 

Para ayudarte a ello puedes hacer uso de la regla del 60/30/10. Consiste en emplear un color para el 60% de la habitación (paredes), un color para el 30% (muebles) y un color para el 10% (elementos de decoración).

  • Considera la iluminación

La iluminación es clave. Pues de ella depende en gran medida el color real. Impacta en la forma de percibir la tonalidad. Si es una estancia con mucha luz natural el color se ve más vivo. Mientras que con la luz artificial tienden a verse más apagados. 

Por este motivo, en habitaciones con poca luz natural se aconseja el uso de colores claros para ganar amplitud. 

¿Cómo organizar tus muebles?

Los muebles son otra parte clave para la decoración de un hogar acogedor. Es importante valorar cuál es la forma más acertada de organizarlos, pues influye en la funcionalidad y también en la estética. 

Para una buena organización ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Planificación

Antes de cualquier elección hay que planificar. Es decir, pensar en el uso de la habitación y en cómo ayuda un mueble. Para tener una imagen de cómo quedaría puedes crear planos teniendo en cuenta la ubicación y los tamaños. No todos los muebles que tengas en mente pueden encajar en el espacio. 

  • Considera la función de la habitación

También hay que valorar la función que desempeña la habitación. Por ejemplo, en el dormitorio, será clave la ubicación de la cama así como de otros elementos que faciliten la funcionalidad, como el armario u otros elementos. En cambio si es una sala de juegos necesitarás más muebles organizativos y que estos estén colocados para un fácil acceso y mayor espacio. 

  • Crea un flujo natural

Los muebles deben estar dispuestos de manera que sea fácil moverse por la habitación. Deja espacio suficiente para que las personas puedan caminar cómodamente.

También puedes usar muebles auxiliares para crear caminos naturales a través de la habitación. Por ejemplo, puedes colocar una mesa auxiliar entre dos sofás para crear un espacio para hablar.

  • Utiliza el espacio vertical

Puedes apostar por muebles altos. La ventaja de ellos es que generan una mayor amplitud y permite aprovechar más los espacios. En este caso debes considerar el acceso. Tener espacio para poder acceder ya sea con una escalera u otras herramientas. Armarios altos, estanterías, cajas de almacenamiento, etc. 

  • Evita sobrecargar el espacio

La sobrecarga de muebles y otros elementos dan más sensación de angustia. Es aconsejable que, a pesar de tener muebles por cuestiones como el almacenamiento, se dejen espacios libres, abiertos. Piensa en la funcionalidad, es decir, que puedas moverte con facilidad y que no te agobie estar en un espacio tan recargado. 

  • Personaliza tu hogar

Todo espacio para sentirlo propio tiene que ser personalizado. Adaptarlo a los gustos personales. Piensa cómo te gusta a ti la distribución, el tipo de muebles y si cumple con tus necesidades. No te dejes guiar por el gusto de otras personas, aunque puedas tener en cuenta sus opiniones. 

¿Cómo crear un ambiente acogedor?

El hogar es tuyo. Es decir, es quizás el lugar, junto al trabajo, donde pasamos mayor tiempo. Por este motivo, en él te tienes que sentir cómodo, a gusto y feliz. Esto se consigue, por lo general, creando un ambiente acogedor. Pues lo que es acogedor crea sensación de bienestar y calma. 

Para crear a través de la decoración un ambiente acogedor puedes optar por seguir algunos sino son todos estos consejos. Aunque también recomendamos contratar los servicios de un equipo de interioristas y decoradores para alcanzar el hogar de tus sueños. Como explican en Valeup, expertos en diseño y construcción, “la idea es encontrar el equilibrio entre tus gustos y las tendencias del mercado”.

  • Usa colores cálidos y suaves

Indirectamente los colores tienen efecto en el estado de ánimo. Los colores vivos para transmitir alegría y energía. Los cálidos lo contrario, calma y tranquilidad. Busca qué emociones quieres que transmita tu casa y elige en función de ello. 

Al final va por gustos personales y por el espacio que sea. Es decir, no es lo mismo lo que puede transmitir un dormitorio que una cocina o habitación de juegos. 

  • Agrega elementos naturales

Los elementos naturales potencian los ambientes acogedores y tranquilos. Es difícil pensar en una casa que no tenga alguna planta, por ejemplo. Además de la sensación que transmiten, mejoran el ambiente y la salud, ya que ayudan a purificar el aire. Como hemos mencionado, alguna planta es beneficiosa, pero el exceso a veces no es recomendable. 

  • Usa textiles suaves

Se entiende como textiles suales elementos decorativos a la vez que funcionales como las alfombras, las mantas o los cojines. Todos ellos ayudan a crear sensación de confort. Cada uno de ellos tiene una función beneficiosa para crear un hogar acogedor tanto para uno mismo como para los visitantes. 

  • Agrega iluminación cálida

La iluminación es un elemento necesario si se quiere crear un hogar acogedor. En este caso, lo más adecuado es optar por una iluminación cálida. Fácil de conseguir mediante focos, lámparas de mesa, de techo, etc. 

  • Personaliza tu hogar

Todo hogar tiene que estar personalizado. Apuesta por objetos que a ti te gusten y te hagan sentir a gusto. Por ejemplo, recuerdos de viajes, aventuras, imágenes, libros, etc. Todo ello da personalidad a un hogar. 

  • Mantén tu hogar limpio y ordenado

La limpieza es necesaria. A parte de por la imagen que da, también por salud. Si quieres conseguir un hogar acogedor realiza limpieza diarias y mantén la casa ordenada. Siempre que puedas deshazte de elementos que ya no necesites. 

Comparte este artículo:

Más popular
también te puede gustar
Scroll al inicio