Las mudanzas se reactivan

Las mudanzas se reactivan

Fueron muchos los ciudadanos españoles que vieron paradas sus mudanzas con el Estado de Alarma en el mes de marzo. No se permitía el movimiento entre viviendas y, por ende, quedaba totalmente prohibida la posibilidad de mudanza a no ser que fuera por causa mayor como, por ejemplo, haber empezado a pagar el alquiler de la nueva vivienda mientras sigues pagando del alquiler de la vivienda en la que estabas antes del inicio del Estado de Alarma lo que te obliga a pagar dos alquileres. En ese caso, y con contrato en la mano, sí se permitía la mudanza en Estado de Alarma.

Almudena Azorín, una de las damnificadas, nos ha explicado que estuvo todo el mes de abril en la vivienda familiar, pagando el alquiler de la vivienda con la que había firmado contrato para entrar a vivir allí el día 1 de forma independiente. En mayo decidió mudarse para no pagar un alquiler vacío y lo hizo siguiendo todas las medidas de seguridad recomendadas por el Gobierno y portando siempre todos los documentos que demostraban su situación en caso de que la Policía le pidiera que demostrara la situación.

Ahora las mudanzas en general se reactivan, y así, miles de españoles pueden seguir con lo planeado antes del confinamiento.

Se trata de jóvenes que se emancipaban a su primera vivienda, como Azorín, pero también de familias que se mudaban por trabajo o para mejorar su calidad de vida y, por supuesto, las mudanzas de los Erasmus.

Las nuevas mudanzas

Sin embargo, en estos últimos dos meses hay parte de la población que también se está planteando hacer otro tipo de mudanza: de la ciudad al campo. Y es que ante la posibilidad de un segundo confinamiento por culpa de un rebrote de casos de coronavirus en España son muchas las familias que están decidiendo mudarse a las afueras de las grandes urbes e incluso a fincas y campos para asegurarse un espacio exterior en el que pasar las horas si debemos volver a confinarnos.

Según Servieco, empresa de mudanzas en Barcelona, son muchos los contratos que ya tienen aplabrados, e incluso firmados, para iniciar las mudanzas de muchas familias y parejas a sus nuevas residencias a las afueras de la ciudad condal. Y es que se pierde tiempo a la hora de ir o venir del trabajo y del ocio de las grandes ciudades pero se gana en calidad de vida, en muchísimos sentidos.

Ahora bien, esta especie de espantada de la ciudad hacia el campo está haciendo que los alquileres, antes muy económicos en las afueras de las ciudades, estén empezando a subir de manera exponencial lo que podría provocar que el acceso a este tipo de viviendas de alquiler se convirtiera en algo exclusivo de la clase económica alta en nuestro país, de ahí que el Gobierno insista en que se han de regular los alquileres, tanto en grandes urbes como en localidades vacacionales o fincas de campo.

No obstante, y aunque cada vez baje más la curva de infectados por coronavirus en nuestro país, es de vital importancia que se sigan teniendo unas medidas preventivas óptimas. Por eso, os traemos una serie de consejos que debéis seguir si estáis pensando en mudaros:

  1. Friega el suelo y lava todas las superficies de tu nueva vivienda con agua y lejía antes de iniciar la mudanza desde tu vieja vivienda.
  2. Desinfecta todos los objetos antes de guardarlos en cajas de cartón. Puedes hacerlo con lejía disuelta en agua. Moja un paño y pásalo por todas las superficies de los objetos. Recuerda no usarlo en textiles u objetos delicados porque la lejía puede hacer manchas blanquecinas.
  3. Guarda todas tus pertenencias en cajas organizadas por estancias, incluyendo la ropa, y espera a la empresa de mudanzas con la mascarilla puesta.
  4. No te acerques a la empresa de mudanzas, quienes también usarán mascarilla, déjales que hagan su trabajo. Tú solo debes indicarles en caso de dudas y revisar que todo se haga correctamente.
  5. Ellos llevarán tus pertenencias hasta tu nueva vivienda.
  6. Accede a la vivienda cuando ellos hayan acabado. Una vez dentro, cuando estés a solas, podrás quitarte de nuevo la mascarilla.
  7. Vuelve a desinfectar todos los objetos conforme los vayas sacando de las cajas y los vayas guardando o colocando en sus nuevos espacios. Recuerda no tocarte la cara en ningún momento.
  8. Tira las cajas con las que has realizado la mudanza y lávate las manos con abundante jabón o hidrogel.
  9. Bienvenid@ a tu nuevo hogar.