Carillas dentales: la tendencia de la que muchos famosos se arrepienten

¿Alguna vez te has preguntado por qué la mayoría de los famosos tienen una sonrisa tan perfecta? No, no es porque la fama sea determinante en la salud bucodental de las personas, sino porque, muchos de ellos, han pasado por una intervención de odontología estética consistente en la implantación de fundas o carcasas en los dientes. La imagen y la estética de los famosos es tan crucial a la hora de exponerse ante los demás que, a veces, puede llegar a ser muy tóxica. A las personas públicas se les exige verse demasiado perfectos, tanto por parte de la industria y los medios de comunicación, como por la presión que ejerce la sociedad y, especialmente, los fanáticos. Por ello, sienten la necesidad de retocarse la cara u otras partes del cuerpo más que otras personas.

En el caso de los dientes, es habitual colocar carillas hechas de porcelana o composite (un material de resina) para lograr una sensación de “dientes perfectos” y corregir problemas estéticos como dientes descoloridos, manchados o desalineados. Rostros tan conocidos Cristiano Ronaldo, Miley Cyrus, George Clooney, David Beckham o J Balvin, llevan usándolas desde hace tiempo. En los últimos años, esta tendencia se ha incrementado debido a su difusión en redes sociales por parte de algunos influencers y, varios dentistas, han alertado de los peligros de esta moda, ya que las carillas dentales no son del todo aconsejadas cuando se trata exclusivamente de fines estéticos. Los especialistas de la clínica Beladent recomiendan colocar coronas de porcelana solo en dos ocasiones: cuando se ha perdido una pieza dental, ya sea como consecuencia de una caries avanzada o de la periodontitis, o cuando se encuentra en mal estado o está muy dañada; pero no dicen nada de utilizarlas a la hora de satisfacer un capricho estético. ¿Cuáles son los peligros de colocar carillas dentales de esta forma?

Por un lado, para colocar este material, es necesario someter a tus dientes a un desgaste de su esmalte, de manera que la estructura sufre cierto daño. En el periódico 20 minutos comparan las fotografías del antes y el después de varias influencers y llaman “dientes de tiburón” a la forma que le queda a las piezas dentales originales después del procedimiento para colocar las carillas.  Además, es una acción irreversible. Si en algún momento te arrepientes y decides quitártelas, debes saber que es imposible hacerlo sin dañar del todo tus dientes. Al igual que ocurre con otras operaciones estéticas o con los tatuajes, también corres el riesgo de que el resultado final no te guste del todo, y que los dientes perfectos no queden bien en tu cara, así que piénsatelo mucho.

Tampoco es una práctica inocua para tu salud. Después de colocarte carillas dentales es muy probable que experimentes un incremento de tu sensibilidad, lo que puede ser molesto a la hora de consumir ciertos alimentos o bebidas, especialmente si están muy calientes o muy fríos. Asimismo, las carillas dentales no son precisamente baratas, y su mantenimiento ha de ser constante. Quizás tengas que reemplazarlas o repararlas en algún momento, por lo que sólo pueden ponérselas aquellas personas que estén muy seguras de que podrán afrontar los gastos que conlleva.

Por todos estos motivos, hay quienes han terminado por arrepentirse de haber tomado la decisión de colocarse carillas. Uno de los casos más sonados en la actualidad, es el del famoso cantante puertorriqueño de éxito mundial, Bad Bunny, que dijo en un video viral que se arrepentía “todos los días” de haberse hecho los dientes, recomendando a sus seguidores no hacérselos.

Con todo esto, no queremos insinuar que las carillas dentales no deberían utilizarse nunca, sino invitar a quien se lo esté pensando, a reflexionar el tiempo suficiente sobre si su colocación es necesaria. Para ello, lo mejor es acudir a un especialista que valore el caso  individualmente.

Si tus dientes se encuentren muy deteriorados, amarillos o mal colocados, es posible que tu autoestima haya bajado, al igual que la comodidad o seguridad en ti mismo, y las carillas dentales pueden ser una de las mejores soluciones para mejorar tu calidad de vida en poco tiempo. Lo más importante es que, si vas a hacerlo, te asegures de que acudes a un lugar que dispone de los medios y materiales necesarios, y en donde te atiendan profesionales especializados y con experiencia. Elijas lo que elijas, ten en cuenta que el físico no lo es todo y que, lo más importante, es que te sientas bien contigo mismo sin perseguir la constante validación de los demás. Valora lo que tienes y, si decides colocar carillas dentales, cuídalas muy bien. ¡Mucha suerte!

 

Comparte este artículo:

Más popular
también te puede gustar
Scroll al inicio