Aluminio, el material del S.XXI

Uno de los sectores que más protagonista ha sido en los últimos años en los medios de comunicación ha sido el de la construcción, que ha visto reducidas sus prestaciones durante buena parte de la última década. La dureza de las noticias que se han producido en los últimos tiempos ha hecho que haya habido muchas personas que hayan sufrido un cambio en sus perspectivas profesionales y también en las personales. Por suerte, parece que las cosas están cambiando en el último año.

Pero el sector de la construcción también ha cambiado en lo relativo a los materiales. Las técnicas se han transformado y modernizado con el paso de los años y, en la actualidad, se ha avanzado de un modo tremendo en lo que respecta a la seguridad y la capacidad de llamar la atención de los edificios. También se han realizado mejoras en lo relativo a los materiales: un material como el aluminio ha ganado enteros de un tiempo a esta parte y va ganando cada día más importancia en este asunto.

El aluminio es, según la página web Construmática, uno de los materiales más abundantes en la tierra. Supone un 7’3% de todos los materiales, lo cual le hace uno de los más propicios para usar en la construcción puesto que suele ser más barato que muchos otros y, además, es uno de los más seguros y uno de los que más permite jugar con el estilo que se le quiera conferir a un edificio. Su importancia sigue en aumento y tiene toda la pinta de que dentro de algunos años no va a haber un material que le supere en cuanto a importancia.

Hablar de la construcción es para muchos sinónimo de ladrillos, de cemento o de grúas. Es cierto que ese tipo de materiales u objetos es el que más define a una actividad como esta, pero no cabe duda de que sin las características de otra serie de productos como el aluminio. Una de las curiosidades que se desprende del sector de la construcción es que la combinación de materiales es una cuestión importante pero que todavía no goza del reconocimiento de todos y todas.

El aluminio es uno de esos materiales a los que de primeras nadie o muy poca gente suele relacionar con un sector como el de la construcción. Pero lo cierto es que juega una importante papeleta en él, curiosamente y muy al contrario de lo que la gente suele pensar. Desde Aluminios Franco nos han comentado que, además, su importancia es todavía más grande en los tiempos que corren y que cada día es más demandado por las empresas constructoras debido a que es más barato y no afecta para nada a la seguridad de los edificios.

Un sector que, poco a poco, recupera su esplendor

Lo ha pasado realmente mal, pero podemos decir que el sector de la construcción está volviendo a recuperar parte de su importancia. Así lo hace saber el medio eldiario.es, que a través de un informe hace saber que la previsión de crecimiento en el sector es de un 4’8% de cara a este 2018, una cifra que vuelve a hacer confiar a propios y extraños en una actividad que realmente se ha visto entre la espada y la pared durante buena parte de los últimos años. Y es que es hora de volver a creer.

Teniendo en cuenta la importancia que tiene esta actividad en un país como el nuestro, no cabe duda de que hay que potenciarlo en la medida de lo que nos sea posible. Las instituciones públicas han mostrado una gran confianza en el desarrollo de este tipo de actividades y es precisamente por ello por lo que muchas empresas de nueva creación de han desarrollado dentro de una actividad que necesitaba una regeneración como el comer.

El futuro, desde luego, es todavía algo incierto. Pero no cabe duda de que es bastante más prometedor que hace algunos años. Las nuevas maneras de construir, las nuevas tecnologías y una crisis económica que ya parece haber finalizado es una combinación perfecta para poner de manifiesto que hemos comenzando una nueva etapa. Es hora de que recuperemos el tiempo perdido y de que se incentive una actividad que tanto dinero a reportado a la economía española.