Una sonrisa que vale mil millones

Una sonrisa que vale mil millones

Se supone que entramos en verano hace ya varias semanas pero, aunque en otras zonas de España el calor ya había empezado a dejar huella, en Barcelona las temperaturas se estaban portando bastante bien. Teníamos un ambiente cálido, obviamente, pero con temperaturas muy agradables rondando los 25 grados. Ha sido este pasado fin de semana cuando el mercurio ha empezado a subir demasiado para mi gusto.

¿Y qué pasa cuando llega el calor abrasador? Que empezamos a enchufar ventiladores, encender aires acondicionados, ir a la playa y comprar helados.

La semana pasada bajé a ver a mi abuela que está ingresada en el centro asistencial Benviure y cuando llegó el calor agobiante este sábado me acordé de ella. Por un lado, como la residencia geriátrica está súper bien, mi abuela cuenta con aire acondicionado en su habitación y obviamente en todas las instalaciones. Además, tienen un amplio jardín donde hacen actividades y salen a pasear, es decir, que sé que disfruta del aire libre y de divertidos juegos para entretenerse un rato pero… ¿les darán helados?

Sé que puede parecer una pregunta un tanto ridícula pero yo soy de esas personas que cuando piensan en algo y se les mete en la cabeza no pueden sacárselo hasta que obtienen información.

Helados saludables

Imagino que, teniendo en cuenta la salud de las personas mayores y de que en Benviure están atendidos por profesionales de la medicina, estoy segura de que algún nutricionista dirá lo que pueden o no comer y, probablemente del azúcar y las grasas saturadas estará bastante vetado así que me puse a investigar. Creo que leí más de cien foros con temas abiertos de índole parecida, leí etiquetas nutricionales de diferentes productos de helado de diferentes marcas y he averiguado lo siguiente: salvo casos aislados de marcas que fabrican helados especiales para diabéticos y demás personas con problemas, los helados más saludables son los de yogurt porque, en su mayoría, se fabrican con lácteos desnatados.

Hay muchas marcas de yogurt helado, y la verdad es que todas  (o la mayoría) tienen buenas opiniones y un punto a su favor en lo que a salud se refiere, pero destaca Smooy, una marca española que fabrica este yogurt helado cuyos productos son bajos en grasa, ricos en fibra y sin gluten (tal y como podéis ver en la web).

Y os preguntaréis ¿y qué has hecho tras leer eso? Pues muy fácil, me he ido con dos helados de Smooy a ver a mi abuela a Benviure, jajajjaa. Cuando he llegado esta mañana de sorpresa (porque nunca voy entre semana, por trabajo y demás) se le ha iluminado la cara y cuando me ha visto que le traía helado con trocitos de frutas casi se le salen los ojos de las órbitas.

Me ha encantado verla disfrutar con el helado, a veces es como niño con un regalo nuevo y me encanta ser yo quien le dé ese regalo. Para mí, la sonrisa de mi abuela, vale mil millones.

shutterstock_447650515reducida