Una sonrisa sana es posible

Una sonrisa sana es posible

Actualmente, nadie duda que tener una buena sonrisa es algo importante, tanto en lo profesional como en lo personal. Siempre ha sido un indicador de buena salud y además es de gran valor para la autoestima.

En este sentido, es la perfecta demostración de que una sonrisa sin complejos, ayuda a que aumente la seguridad en nosotros mismos, lo que al final afecta de manera positiva a la totalidad de ámbitos de nuestra vida, algo que constatan todos los días en su labor profesional según nos aseguran desde Gabel Dental, pues creen que la población ha desterrado ya esa visión tan negativa que había hasta hace unos años de ir al dentista.

Todo nos lleva a la gran cantidad de tratamientos de estética dental, los cuáles no son tantos como los que hay en la medicina estética, pero eso sí, en estos últimos años cada vez los demandan los clientes.

Los nuevas clínicas dentales

Todo el avance que se ha producido en el sector ha hecho que haya auténticas especialidades diferenciadas en el sector. Todas ellas tienen profesionales que se forman en las diferentes ramas que tiene la odontología, para así resolver muchos problemas y con el dato positivo de que nos va a poder siempre atender el mismo especialista y así ver la evolución de nuestro trabajo.

El caso es que sí que hay que ser conscientes de que al nivel profesional, se debe dudar de los denominados profesionales que piensan solo llevar a cabo su tratamiento con las recomendaciones de quitar muchas piezas dentales, hasta las sanas. Recordemos, un diente sano no se debe tocar.

Por este motivo, como sucede también como la publicidad engañosa, instituciones como el Consejo General de Dentistas de España y el de Medicos ha querido denunciar el gran aumento de reportajes donde la confusión y el engaño han estado presentes.

Pese a que intentar que las sonrisas mejoren, algo que lleva viéndose desde hace muchísimos años en las estrellas de los años 40 y 50 en el cine que no dudaban en arreglarse la boca para tener una sonrisa perfecta, actualmente son los medios de comunicación y las redes sociales los que han influido decisivamente en que esta clase de tratamientos sean más atractivos y pasen a formar parte del canon de belleza que hay actualmente.

Por todo esto han aparecido patologías novedosas, como la dismorfia dental, donde básicamente estamos ante un trastorno de carácter obsesivo no muy común, que lo que hace es provocar que los pacientes lleguen a tener una obsesión cercana a la irracional pensando en cómo es la apariencia de su boca.

Son unos pacientes que llegan incluso a sentir angustia ante los defectos que puedan considerar que tengan sus piezas dentales o encías. En este sentido lo sufren las personas para las que tiene bastante importancia lo que se piense de la imagen.

Por ello, se someten a una serie de tratamientos importantes siempre pensando que de no abordar estas operaciones, los demás les tratarán de forma diferente. Muchas veces les ocurre que por sentirse insatisfechos por los tratamientos pasan a tener otro siguiente en una especie de espiral sinfín.

Un dato triste, es que para calmar todas estas sensaciones, lo que ocurre es que se gastan enormes cantidades de dinero, algo que no sería necesario.

Hay que tener claro que someternos a tratamientos dentales sin que se padezca la patología es altamente perjudicial para la salud de la boca, pudiendo provocar problemas que incluso antes no existían.

En este sentido, los profesionales del sector, creen que hay ejemplos de patologías que suceden por estos temas, caso de la blancorexia, que no es más que una gran obsesión por tener siempre blancos los dientes.

Todo ello como decimos lleva a que estas personas se sometan a muchos tratamientos, en lo médico y en lo cosmético para lograr una sonrisa perfecta. Lo cierto es que abusar de esto causa en muchas ocasiones sensibilidad dental y desgaste.

Fundamental no olvidar que el odontólogo es un profesional que se encarga del cuidado de la boca, siendo él, el que con su criterio profesional nos tiene que ir aconsejando sobre los tratamientos que pueden ayudarnos a que mejore la salud bucodental.

Lo cierto es que la estética dental ha pasado a ser una fuente importante del sector en 2020. La responsabilidad como pacientes es dejarse aconsejar por los profesionales, que van a tener que tener en cuenta primeramente la salud y que después van a poder darnos consejos sobre los tratamientos que puedan ayudar a que mejore la sonrisa, sin que se olvida que la funcionalidad es lo más importante.