Santander, uno de los lugares más atractivos del planeta según los expertos en turismo

España, es uno de los destinos favoritos de los turistas de todo el mundo para pasar sus vacaciones de verano, siendo Cantabria, una de las comunidades autónomas más visitadas, y de hecho ha sido elegida como segundo mejor destino europeo por Lonely Planet, solo después de la Emilia Romaña en Italia.

Cantabria, goza de gran reputación, tanto nacional como internacional, y es que su riqueza cultural, sus paisajes, sus playas, y esa gastronomía, han favorecido que desde hace décadas, las clases altas de la población española, eligieran este lugar como destino vacacional, y no era extraño que tuvieran en la comunidad su segunda residencia. Hoy, la playa y las vacaciones, no son ya un lujo al alcance de unos pocos, aunque tan y como está el patio, y con la involución social, con la supresión de derechos y con la precariedad laboral y salarial reinante, la verdad es que ya son pocos los que se pueden permitir unas vacaciones. La vida sube, los sueldos bajan. Por eso, el turismo nacional, se ha convertido en una alternativa perfecta para el ciudadano medio, que elige destinos españoles, en lugar de salir fuera. España, es un país más barato que otras ciudades europeas, lo que propicia que cada verano, las principales ciudades se llenen de turistas. La saturación es evidente, y a pesar de la enorme oferta hotelera en el país, lo cierto es que no dan abasto, y la ocupación es total, mucho antes de empezar la temporada.

Gran parte de la población española, vive del turismo, e incluso el pueblo más pequeño, recibe durante la época estival, una gran afluencia de gente. La construcción de nuevos hoteles se presenta así como la solución a la demanda imparable, y a la vez como una buena oportunidad de negocio. Pero mantener un establecimiento parado durante todo el año y vivir únicamente de la temporada de verano, no siempre es factible. Es cierto que en algunos casos compensa, que algunos negocios viven únicamente del verano, pero lo que normalmente ocurre, sobre todo si se trata de hoteles de nueva apertura, es que a pesar de las ganancias, no puedan hacer frente a los gastos del invierno, a la escasez de ganancias y a las pérdidas, al no hacer caja.

Pero todo esto, también ha favorecido el surgimiento de multitud de alternativas al hospedaje tradicional en hoteles o al alquiler de apartamentos por meses o quincenas. Hoy, muchas personas, alquilan su propiedad por estancias cortas. Para algunos es una oportunidad de irse de vacaciones, que se subvencionan con el dinero de otros, a la vez que sus casas siguen ocupadas y cuidadas. Para otros, una forma de sacar beneficios a su segunda vivienda, que a pesar de la recuperación del mercado inmobiliario en algunas zonas, puede resultar difícil de vender.

Cantabria se internacionaliza

La oferta de alquileres vacacionales se multiplica al mismo tiempo que la demanda, y esto ha favorecido también a las empresas de servicios, a la hostelería, al comercio local y también a los profesionales de la limpieza. La gente entra y sale constantemente, y es necesario contar con un equipo de limpieza, que en pocas horas, deje la casa como nueva para el siguiente. Un mínimo error en este sentido, puede suponer una pérdida importante de clientes. Limpiezas Dolmar en Santander, es consciente de ello y por eso, trata de superarse cada día, ofreciendo los mejores servicios de limpieza para profesionales y empresas, de la mano del mejor equipo de profesionales. Porque el éxito de una región, va más allá de la suma de las acciones en solitario, es producto de la sinergia, de la acción combinada, de toda una comunidad.

La renovación del frente marítimo de Santander y su apertura hacia otros destinos europeos, como el ferry que conecta con Irlanda, la han convertido, en un lugar de interés turístico. Gracias a sus nuevas vías de comunicación, la región promete superar los 2 millones de turistas del pasado año. La internacionalización del turismo, es precisamente el objetivo del gobierno de Cantabria, que con la valoración de la pionera, Lonely Planet, ha podido abrir un mercado hasta este momento, se limitaba prácticamente, al turismo nacional.

Hoy, Europa reconoce su existencia como destino preferente y las nuevas vías de comunicación lo han favorecido. Santander está muy bien comunicado con Europa, y en los próximos años, se espera ampliar la oferta.

Las expectativas, se están cumpliendo, y tras este éxito, está la colaboración conjunta, de todo un equipo de profesionales dedicados a la promoción turística de Cantabria.