Orden y organización en la cocina

No es la primera vez que veo quejarse del poco espacio de almacenaje que hay en su cocina a personas cuyo problema no es la cantidad de armarios en esa estancia, sino la disposición de los mismos, el orden que tienen ellos y lo organizados que no son. Tener un amplio cajón de cocina repleto de cubertería de todo tipo sin ningún orden provocará caos, será más complicado localizar nada y, además, cabrán menos cosas. Hoy os traigo algunas ideas para ordenar el interior de nuestros muebles de cocina y tener una estancia de revista.

La nevera suele ser ese cajón desastre ene le que intentamos meter toda la comida, sea como sea, y de paso tener espacio para enfriar refrescos y otro tipo de bebidas en verano. Hay quien acumula latas de cola, unas encima de otras, provocando así crear una especie de pirámide en la que luego es muy fácil provocar un cataclismo total, pero la solución puede que sea mucho más sencilla de lo que pensamos: cajas plásticas transparentes. En este artículo de El País aseguran que este accesorio puede ser la envidia de Marie Kondo, y estoy de acuerdo. Es sencillo, práctico e higiénico, ¿qué más se puede pedir?

Otro espacio que suele ser un “totum revolutum” es el armario bajo del fregadero. Los españoles solemos poner en ese hueco productos de limpieza, tuppers y cosas similares, pero al acumular todo en ese espacio acabamos desordenando lo que hay en su interior. Sacas algo y tiras todo lo demás ¿verdad? Pues existen organizadores con lejas de plástico que permiten aprovechar al máximo este tipo de huecos ya que, en su montaje, puede seleccionar donde dejas vacío para que pasen tuberías y demás.

Por supuesto, no puede faltar el organizador de cubiertos y utensilios. Tener toda la cubertería bailando por los cajones no mola nada, hacedme caso. Los hay de madera, plástico y metal pero yo este último no os lo recomiendo porque suele ser propenso a oxidarse, a no ser que hablemos de acero inoxidable, y no suelen estar fabricados con este material.

Armarios despenseros, el gran desastre

¿Quién no tiene ese tipo de armario esquinero, o de grandes puertas, completamente lleno de latas y botes de comida, bolsas de patatas fritas y otros productos que no necesitan nevera y pueden conservarse cierto tiempo en la despensa? Este tipo de espacios de almacenaje suele contar con poco orden.  La mayor parte de las cocinas tienen este armario lleno a reventar, si estamos a principios de mes, y medio vacío a final del mismo, pero siempre todo desordenado. El problema es que no suele ser muy sencillo mantener el orden, a no ser que nos hayamos dejado un buen dinero en los interiores de armarios, por eso la solución perfecta suele pasar por:

En este tipo de establecimientos podemos encontrar almacenaje extraíble, muy fácil de instalar, que nos permite tener casi todo organizado y a mano, almacenaje abierto (pero cuidado, hay que tener todo muy limpio y en orden para que esto quede bien), armarios extraíbles e incluso contenedores de basura diseñados para que quepas expresamente en ciertos huecos de la cocina.

Quien tenga muy poco espacio puede optar por el almacenaje en el techo. Si eres un poco creativo puede quedar estupendamente, pero asegúrate de anclar bien las barras o las herramientas que utilices, no vaya a ser que un día caiga una sartén y acabes golpeándote la cabeza o estropeando el suelo. Este tipo de almacenaje es muy útil si tienes techos altos y puedes colgar en ganchos desde ollas, hasta paños de cocina, sartenes o jarras de cerveza.

Y, por supuesto, tienes que tener un carrito multiusos. Puede ser estupendo como verdulero, pero también para colocar en él botes de pasta, especias, o utilizarlo como mesa auxilixar.

¿Y tú, tienes algún truco de almacenaje para tener todo recogido y ordenado? Cuéntanoslo.