La publicidad no puede coger vacaciones

Mientras buena parte del mundo se va de vacaciones, un sector de la población, se queda sin ellas. Su trabajo, no les permite abandonar, tienen responsabilidades con sus clientes, y la época estival no es excusa para dejarlos plantados. Estos son los publicistas, unos profesionales sin los cuales, hoy, casi ninguna empresa podría sobrevivir.

Y es que el consumidor, la consumidora, no saben de descansos, y sus demandas, crecen aún más si  cabe durante el verano. Además, esta es una época, que crea nuevas oportunidades y hay que saber aprovecharlas. Un consejo, si tienes un negocio, aprovecha el verano para posicionarte, ya que la competencia suele estar más relajada. Así nos lo aseguran en Niko & Klaus, una Agencia de Publicidad en Madrid que con el corazón, busca soluciones divertidas, que se diferencia  del resto porque es una Agencia que hacemos especial la forma de contar las cosas. Aquí creen en las ideas, en la comunicación, les apasiona la creatividad y la publicidad, y son perfeccionistas en todo lo que hacen,  emocionándose con cada historia, con los colores, las formas, la sencillez de las cosas. En Niko Klaus, son especialistas en el diseño de branding e imagen corporativa, y te ayudarán a crear la identidad corporativa sus clientes, su marca, desde la creación del  naming,o  su logotipo, hasta  su manual de identidad corporativa.

La empresa publicitaria, Publiexpress, es una agencia encargada del buzoneo, son muy eficientes, y siempre han trabajado de la misma forma, buzoneo interior y, a diferencia de otras agencias, no mezclan la publicidad de sus clientes con la de otros. Es una gran ventaja poder contar con un servicio como este, ya que es una fantástica forma de mantener informado al consumidor. Y el verano, dispara, sin duda, la cantidad de trabajo de esta agencia. Durante las vacaciones, se tiende a consumir más, y las empresas han de saber sacarle partido a esto. La publicidad, ayudad a dar a conocer cada oferta, cada oportunidad y cada novedad.

Qué puedes hacer si no te vas de vacaciones

¿Eres de estas personas, que por la razón que sea, no puede irse de vacaciones?

Pues tranquil@, que tan poco es para tanto, y hasta ahora nadie ha muerto por esto, o al menos que nosotros sepamos. Aquí te vamos a dar algunas ideas para que pases estos meses de verano, de la mejor forma posible, y sin aburrirte. ¿Preparad@ para la aventura?

  • Lee. Siempre te quejas de que no tienes tiempo para leer, y ahora puedes. Desempolva ese libro de tu estantería o ve a la biblioteca. Además, con los eBooks, lo tienes más fácil para leer el libro que más te apetezca y sin apenas gastar dinero.
  • Cocina. Deja de comer comida basura y ponte uno de esos tutoriales del youtube que te enseñan a cocinar. Los tuppers de tu madre, no los podrás comer toda la vida, así que, espabila. ¿No estás cansad@ de comer siempre lo mismo?, ¿y ese plan de seguir una dieta sana y equilibrada?, ¿ya te has olvidado de tu propósito?
  • Las series. Ahora que no tienes nada mejor que hacer, puedes empezar a ver tus series favoritas, e incluso hacerte maratones. ¿Cógete un bol de palomitas y a disfrutar. Te acuerdas de todas esas series que veías cuando eras un niñ@?, ¿Por qué no volver a verlas desde el principio? Ya verás que bien lo pasas regresando a tu infancia.
  • Haz deporte. Vale que el tren de la operación bikini, hace mucho que paso, pero eso no va a impedir que te pongas en forma. Además, te hará sentir de maravilla, sobre todo con la envidia que sentirán tus amigos a su regreso de las vacaciones, ya que te aseguro que serás el único que habrá adelgazado, la cervecita y la tapa, pasan factura.
  • Cosas pendientes. Intenta hacer todas esas cosas que querías hacer durante el año, y que por cuestiones de tiempo, acababas por dejar aparcadas. Ahora es el momento. Si te aburres es porque quieres. Vete al teatro, al cine, al museo, o pasea por la ciudad. Vete al campo, a la piscina o al parque. Hay un sinfín de cosas por hacer.
  • No hagas nada. Esta es otra buena opción. Descansa, tírate en el sofá a dormir la siesta, o en tu jardín o terraza, come algo, y vuelve a dormir si te apetece. ¿Por qué no? Al fin y al cabo son tus vacaciones.