Escapadas según la estación del año

Escapadas según la estación del año

seasons-158601_640

Es en marzo mi época favorita para el turismo rural y por eso ya he reservado en esta casa rural en Albacete para la semana santa, que este año cae muy bien la verdad. Para verano prefiero playa, piscinas y agua en general, mucha agua, para invierno los balnearios y resorts con piscinas de agua termal y es en otoño y primavera cuando recuro al turismo rural que también me gusta.

Yo soy viajera por naturaleza. Si por mí fuera, pasaría cada fin de semana en un sitio diferente, más cerca o más lejos, eso da igual, pero como la economía no da para tanto tengo que conformarme con las ocasiones especiales. Sin embargo, aunque visitaría cualquier rincón del mundo, no lo haría en cualquier época del año ni en las mismas condiciones, para eso sí soy exquisita.

Me da igual camping, que resort, que hotel de 5 estrellas, que casita rural, yo quiero probar todo y de todas las maneras posibles y si tengo que viajar embutida en una furgoneta lo hago, así se simple. Para mí, marzo y abril, son los meses perfectos para hacer turismo rural y como suele caer la semana santa por esas fechas tengo la suerte de poder disfrutar unos días en campings o casitas. Esta vez he elegido el Cortijo El Sapillo porque me han hablado muy bien de Nerpio, la localidad donde se encuentra, y por su web me pareció una casa bonita donde poder pasar unos días relajada con la familia.

Ahora bien, imaginad que tomáis la misma decisión en pleno agosto. La casa rural no tiene piscina, estáis en medio del campo, en Albacete la temperatura media en agosto ronda los 35 grados y este pasado 2015 se alcanzaron los 37. Las actividades que propone la finca con, senderismo, espeleología, paseos en bicicleta, pesca… ¿de verdad queréis eso en pleno agosto bajo un sol abrazador? Yo no. Pero… ¿y si lo hacemos en octubre o en marzo? La cosa cambia ¿verdad? Entonces ponerte unas buenas zapatillas e ir en familia a hacer una ruta por el campo descubriendo lugares preciosos ya aparece mucho más apetecible ¿a que sí?

Pues lo mismo ocurre con otros tipos de viaje y la época del año.

Hay personas a las que esto no le dan importancia y se van a lugares que quieren visitar indistintamente la época del año en la que nos encontremos, y yo lo veo muy bien pero,  en mi opinión, sí que debe tenerse en cuenta ese pequeño detalle.

Por ejemplo, yo siempre he querido ir a Sevilla pero ha dado la casualidad de que siempre que se me ha presentado la oportunidad ha sido en las vacaciones de verano y no tengo ningunas ganas de pasar por la sensación térmica de 40 grados por los que pasa la población de dicha ciudad así que, aún no he ido. Ya tendré oportunidad ¿no?

Deja una respuesta