Cuidamos de nuestra sonrisa por una cuestión estética

Cuidamos de nuestra sonrisa por una cuestión estética

Hay una cosa que no nos gustan en lo relativo a lo que consideramos atractivo o no en la actual: y es que parece ser que solo nos fijamos en los aspectos más primarios del físico de una persona para considerar si él o ella es una persona atractiva o no. De los hombres se destaca en muchas ocasiones la musculatura, entre ella la famosa ‘tableta’, mientras que en caso de las mujeres sigue siendo bastante habitual hablar del pecho o del pompis. Hay muchas más cosas en las que fijarse, desde luego.

Una especie de clasificación que aparecía en la noticia del diario ABC que os vamos a enlazar indicaba una serie de cuestiones en las que nos podemos fijar de una persona para catalogarla como atractiva o no:

  • Ser nosotros y nosotras mismas es algo fundamental. Si no es así, tarde o temprano saldrá a relucir nuestro verdadero ‘yo’ y eso puede no gustarle a la otra persona.
  • La expresión facial es nuestra carta de presentación y, por tanto, hay que cuidar de ella.
  • La dulzura y la amabilidad son básicas. Sin ellas, no vamos a ningún lado.
  • Tener una buena educación también podríamos considerarlo como una cuestión sine qua non.
  • La manera de vestirnos, de elegir complementos, va a llamar la atención acerca de nuestra persona.
  • La manera en la que nos expresamos también dice mucho de una persona porque también muestra algunas de las características de las que ya hemos hablado: la educación, la dulzura, la amabilidad…
  • Ser flexibles y tolerantes siempre va a ser una característica positiva.
  • Mostrarnos relajados y mantener la calma en todo momento nos hará más interesantes.
  • Estarse atento a los datos que nos proporciona la persona con la que estamos hablando y recordarlos será una manera de decirle a esa persona que nos interesa lo que nos está contando.

Hay una cuestión que está relacionada con uno de esos puntos, especialmente con el segundo, con la expresión facial. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la sonrisa. Hablamos de una característica en la que se fija mucha más gente de la que pensamos, que genera una primera impresión tremenda y que habla a la perfección de nosotros. Una sonrisa blanca está diciendo a las personas que la observan que apostamos por el cuidado y la higiene personal, que tenemos previsto seguir cuidando de nuestra salud y que, desde luego, hemos apostado por hacer mejor nuestro cuerpo.

Una de las curiosidades que nos deja el cuidado de la salud dental en los últimos tiempos es que, en opinión de una buena cantidad de expertos en odontología, la mayoría de las personas que decide empezar a cuidar de sus dientes lo hace más pensando en la estética que en el propio mantenimiento de la salud. Esta opinión ha sido avalada también por los profesionales de la clínica dental Elisa Fuentes, quienes nos han hecho saber, en una charla reciente, que lo positivo de que esto sea así es que mucha más gente está disponiendo en España de una boca perfectamente sana y cuidada.

Un asunto importante también para nuestro desarrollo profesional

No cabe la menor duda de que del cuidado de nuestra sonrisa solamente nos puede dejar noticias muy positivas. A la potenciación de ese atractivo físico de la persona se añade el hecho de que, con una imagen impoluta de nuestros dientes, vamos a ver cómo crecen las opciones de generar una primera impresión tremenda en las entrevistas de trabajo y cómo, de esa manera, es más fácil que consigamos ese puesto que llevamos tanto tiempo buscando.

Ni que decir tiene que todo lo que os hemos comentado en el párrafo anterior es de una importancia tremenda en los momentos en los que nos encontramos. Disponer de un puesto de trabajo que cumpla nuestras expectativas es algo fundamental para ser felices en esta vida y lo cierto es que nuestro deber es poner todos los medios posibles para conseguir ese objetivo. Desde luego, os podemos decir que no os vais a arrepentir si así lo hacéis. No cabe duda de que tener una buena presencia es importante para que las empresas confíen en sus empleados y la sonrisa es una de las mejores maneras de conseguirlo.

Estamos convencidos de que va a seguir creciendo la cantidad de personas que potencien todo lo que tiene que ver con sus dientes y su sonrisa en los próximos años. Está claro que cada vez más gente tiene en cuenta todo lo que os hemos comentado en estos párrafos al respecto de la importancia de la sonrisa para ser atractivos y para mejorar nuestras posibilidades de encontrar un empleo y esos son motivos más que suficientes para apostar por esto.

Deja una respuesta